Poema visual 10: paradoja

paradoja
Poema visual basado en la paradoja fotográfica de Arno R. Minkkinen ( Fosters Pond, 2000.), que a su vez remite a la obra de Escher.

¿Es esto una paradoja?

No es de sentido común, ni de práctica general, el repetir la misma frase exactamente, o escribirla dos veces seguidas, separándolas con una coma.

No todos captan fácilmente la paradoja -si lo es propiamente- que se desprende de esta duplicación (“anotaba siempre todo lo que pensaba, anotaba siempre todo lo que pensaba”).

¿Es propiamente una paradoja?

Según una de sus acepciones (en wikipedia.es), tal vez más general que otras, paradoja significa idea extraña (por oposición al sentido común, o general).

Además, algunos de los temas o modos habituales de paradoja son: la denominada auto-referencia; también la infinitud, y la confusión de niveles.

Puedes clicar para más sobre confusión de niveles, en este caso: niveles de ficción

Auto-referencia, infinitud y confusión de niveles

En cuanto a la infinitud, observamos en la imagen del poema, que las líneas de texto repetidas se van sucediendo indefinidamente, dentro del agua hasta desvanecerse en lo profundo… Y la mano de la fotografía (obra de Arno Rafael Minkkinen, remitiendo a un bibujo paradójico de Escher: Drawing Hands, de 1948) se dibuja a sí misma en lo que podría considerarse un círculo infinito.

Drawing_hands
Dibujo paradójico «Drawing hands» (manos que se dibujan), de Escher

¿Este “autor” o “maestro de paradojas”, es imaginario o real? Siendo el texto tan breve, ¿tenemos elementos para clasificarlo como ficcional, o no ficcional? Se intuye que se propone al lector un juego (del mismo modo que muchos microrrelatos, con sus trucos o efectos, parecen querer jugar), y en este sentido, este “autor” nos puede parecer más ficcional que real… (El texto no va a tratar ni de Gabriel García Márquez, ni de ningún otro autor existente presente o pasado…)

Y al mismo tiempo, sabemos perfectamente que, tras este texto, como en cualquier otro, existe un autor de carne y hueso y parece, además, que sabe algo precisamente de paradojas… así que nos preguntamos: ¿son la misma persona el “autor” ficcional y el “autor” real?

Como es 1 paradoja, la respuesta sólo puede ser 2: sí y no.

arno rafael minkkinen
Autoretrato creativo de Arno R. Minkkinen (recortada verticalmente), King of Fosters Pond, 2013. Perteneciente a la serie Human Nature.

La confusión, en este caso, parte de la naturaleza misma de la escritura narrativa, su carácter eminentemente ficcional.

Hasta aquí hemos hablado de la mencionada confusión de niveles (ficción y realidad).

Confusión, Descartes, humor y filosofía

¿Acaso la primera de las frases la habría escrito el autor real, y la misma (repetida) a continuación, se pretende que la haya escrito el autor de ficción?

Yo mismo me veo, con franqueza, confundido mientras analizo la paradoja, el poema…

Tal vez se capta de inmediato, como por una “operación del espíritu” (o razón), como lo llamaría Descartes aproximadamente (o simple inteligencia, lo llamarían otros), o no se capta.

Descartes
Retrato pintado del filósofo racionalista Descartes.

Como algo que, sin ser -por supuesto- evidente (como el “pienso, luego existo”), aparece como por un improvisado destello de claridad racional, como idea comprensible y comprendida…

Dios, menuda enredadera…

Este último arranque de racionalismo guarda relación con esta parte del método de Descartes:

«admitiendo exclusivamente en mis juicios aquello que se presentara tan clara y distintamente a mi espíritu que no tuviera motivo alguno para ponerlo en duda»

Y para terminar con este -mi más banal y asequible discursito-, añadir que:

El autor, maestro de paradojas, dándose cuenta de que pensaba, y en efecto, debía de existir, anotó esto mientras pensaba que pensaba y, en efecto, debía -o no- existir…

Humor y filosofía… ?

Deja tu comentario si te interesa opinar. Gracias!

Contenido original. MBG – twitter.com/ComuniMan
Enlaces de interés:
http://www.arnorafaelminkkinen.com/
https://es.wikipedia.org/wiki/Paradoja

4 opiniones en “Poema visual 10: paradoja”

  1. Apreciado MBG,
    No voy a pretender ampliar ni corregir tus reflexiones, sino hacer las mías propias como si no hubiera leído lo que tú has escrito.
    En mis pensamientos las paradojas se suceden. Aparecen con más frecuencia de lo previsto. En mis aficiones también. Me explicaré: a menudo un coleccionista es aquel que le gusta tener por tener… pero luego no disfruta de lo que tiene sino del mero hecho de tenerlo (no sé si será lo mismo para quien me lea, pero esto para mí es paradójico). Los matemáticos se las pintan solos en esto de las paradojas desde la famosa paradoja del barbero (también denominada «paradoja de Russell», por su autor) hasta muchas más que no listo por no aburrir.
    En tu poemagen lo que me parece paradójico es, por una parte, la «reflexividad» que me evoca la imagen, i por otra, la «repetitividad» de la escritura, que intuyo debida a que al llegar al punto (ortográfico) el autor ya no recuerda lo que ha escrito y lo vuelve a escribir. Tal vez por eso «anotaba siempre lo que pensaba, anotaba siempre lo que pensaba, anotaba…»

    Por favor, sigue…
    (paradójicamente, tus pensamientos me gustan)

  2. Apreciado Señor!! Es usted el primero en honrarme con 1 comentario, y me hubiera conformado con mucho menos (es decir, una chorrada ya me valía, para empezar, ja ja).
    Me gustaría mucho declararle ganador de un lote gordo, o algo por el estilo, por haber llegado el primero, pero no podrá ser… Mi sincero agradecimiento!!
    Sí, conocía la paradoja de Russell, o del barbero, por la wiquipedia, interesante; sabrá usted como matemático que trata de conjuntos que se contienen a sí mismos, creo…
    Añado para finalizar, que la misma definición de paradoja es paradójica, en atención a sus varias acepciones: en un caso, premisas verdaderas llevan a falsedad o contradicción; en otro caso (o acepción) es viceversa. Le animo a contribuir al contenido de wikipedia.
    Un cordial saludo !! 🙂

  3. Apreciado Sr Grunx, anotar lo que se piensa, es una técnica que utilizamos algunas personas para recordar las cosas, si bien hay otra bien sabida, que es repertirla un monton de veces hasta que se te quede. No obstante los recuerdos tanto los escritos, como los que repites mil veces para memorizar siempre se desvanecen, y tan solo los recuerdos del alma, los vividos intensamente permanecen.

    Amoroset

Comentarios cerrados.