Poema visual 7: moraleja posmoderna sexual (Satisfyer)

satisfyer
Poema visual basado en la imagen de esta muñeca hinchable, alusiva al Satisfyer.

SatisfyerSexualidad siglo XXrevolución sexualliberación femenina


Satisfyer

Satifyer ES – “Piensa en ello: como un hombre dándote placer con la boca, pero más intenso.» (…) «Prepárate para cambiar tu vida.”

poema visual

Estos son los “argumentos” de venta en los resultados de búsqueda web, por el término Satisfyer, (concretamente en la descripción web con el mismo nombre, en España). Aunque no hace falta llegar al nivel de los argumentos, pues ya se ve que se vende sólo, a un nivel más instintivo…

El extracto de Amazon parece más seductor: “Para conseguir orgasmos múltiples y más intensos. Satisfyer Pro 2 estimula el clítoris sin contacto, con ondas expansivas y pulsaciones excitantes para obtener …” (Y no hace falta mirar al dependiente del mostrador, si el canal es Amazon…)

Habrán observado que el poema, al final, incorpora moraleja. No se trata de criticar al tan en boga Satisfyer, ni mucho menos la masturbación en general.

Pero puede resultar interesante, sobre todo para nuestra gente más joven, más vulnerable y moldeable, buscar el nivel de los “argumentos”, más allá de la mera sensación.

Satisfyer Pro
El Satisfyer Pro (Imagen del site: satisfyer.com )

El valor del sexo en el siglo XX

A principios del siglo pasado, el sexo no tenía ningún valor más allá de la reproducción. Muchos se casaban sin tener ni idea, y así era más fácil que la relación no funcionara y se acabara pronto. Así le sucedió a la británica Marie Stopes.

En su ensayo Amor conyugal (1918), Stopes defendió la necesidad de las mujeres de satisfacción sexual, para su bienestar a nivel físico, emocional y espiritual. Por entonces tenía 38, seguía virgen, y había ignorado la masturbación hasta los 29.

En Una habitación propia (1929), Virginia Woolf denunciaba que, a ella misma, por ser mujer, no le habían quedado más opciones en la vida que dedicarse a leer un rato para viejas señoras, y otras ocupaciones por el estilo.

Marie Stopes
Marie Stopes, pionera en el estudio de la sexualidad humana.

Décadas más tarde, en Estados Unidos, Betty Friedan planteó la constante sensación de una insatisfacción imprecisa que marcaba la vida de tantas mujeres, dedicadas a la casa y los hijos. En la época posterior a la segunda guerra mundial, esas mujeres “decentes” sentían un “terror que no [podían] nombrar”: su renuncia -obligada- a todo lo demás, por su sometimiento a los roles tradicionales, resultaba asfixiante.

La situación se iba haciendo insostenible, a medida que aumentaba el individualismo. En un siglo marcado decisivamente por éste, las mujeres (a ellos no afectaba) tenían prohibido de facto realizarse como personas /individuas. ¡Y «(…) no les [habían] arrancado el cerebro, (…)”!, decía Friedan.


Mujer y revolución sexual (en los 60 y 70)

Para el poeta Philip Larkin, la aceptación del sexo, al menos en Inglaterra, se produjo a comienzos de los 60, con la llegada de los Beatles. Antes de eso, el sexo no era más que “una vergüenza que comenzaba a los dieciséis / y se extendía sobre todo”.

Beatles, sexy
El sexo empezó con los Beatles, según Philip Larkin.

Como señala John Higgs, en su Historia alternativa del siglo XX (Más extraño de lo que cabe imaginar), en el capítulo dedicado al “Sexo”: pronto vendría una revolución sexual, pero consistente en un sexo carente de afectividad e inteligencia emocional.

En esa misma época apareció la píldora anticonceptiva, y se promovió el amor libre. Suele darse por hecho que todo ello supuso una gran liberación para las mujeres, pero no es cierto. Como señala Higgs:

“En buena medida, el movimiento feminista de la década de 1970 fue necesario debido al trato que recibían las mujeres en la de 1960.”

 “La unión espiritual, idealizada y defendida por Stopes y Lawrence, no era rival para la poderosa corriente de individualismo.”

Liaberación_de_la_mujer
Liberación de la mujer.

Ellas eran consideradas personajes secundarios, cosificadas, objetos con los que ellos podían hacer lo que quisieran.


Liberación y masturbación femeninas

¿Ha cambiado mucho esta situación en la actualidad?

Esperemos que la pornografía no sea un reflejo de la realidad social. El uso y abuso de la mujer en los videos de las principales, archi-visitadas webs de pornografía globales (youporn, xvideos) parece claramente delictivo, y seguramente queda impune: violaciones múltiples, ahogamientos; por un lado, por el otro, por los dos a la vez (o los dos a la vez por uno de los dos…) con o sin rostro de sufrimiento por parte de la “estrella”, mezquinamente disimulado -presuntamente- bajo la coartada de escena fingida.

No cometamos viejos errores; no demos por ciertas cosas que no lo sean. Porque una cosa es la liberación, otra la masturbación, y cosas peores a las que hemos aludido.

“Piensa en ello…” decía el slogan…

Contenido original. MBG – twitter.com/ComuniMan
Basado en fuente: Historia alternativa del siglo XX, de John Higgs; ed. Taurus, 2015.